Artículo 23 – Tratamiento del Bruxismo Grado II: Bruxismo como enfermedad – 7

El Bruxismo como enfermedad – 7 – : Tratamiento del Bruxismo Grado II.

Tratamiento del Bruxismo Grado II.

Tratamiento del Bruxismo Grado II.

Abstract: El tratamiento del Bruxismo Grado II corresponde a la terapia encaminada a remediar funcional y en muchos casos estéticamente, a los pacientes con Desgaste Dentario tipo II que es aquel que afecta de modo desigual a varios dientes, sin llegar a un deterioro excesivo que sobrepase 1/3 de la corona clínica,  con una alteración funcional relevante, con pérdida de una o ambas guías caninas e importantes contactos en no trabajo, sólo diagnosticables mediante un Estudio Funcional. Este artículo muestra cómo encaro el tratamiento de estos casos.

Primavera 2016 en Córdoba.

Primavera 2016 en Córdoba.

“Artículo de opinión basado en mi experiencia clínica.”

Nota importante: Para poder ver los videos que aparecen en este blog debes utilizar Google Chrome como navegador.

Blogueros, amigos y amantes de la excelencia y lo bien hecho:

Andamos en el 20 de abril del año de gracia 2016 de una de las muchas primaveras que acompañan y adornan mi vida y mientras contemplo cómo las gárgolas de cobre que rodean mi despacho, exprimen el agua deseada de mis terruños andaluces y al sentirme arropado por un día revuelto de arco iris, truenos y relámpagos que excitan la creatividad en mi mente para aflorar los sentimientos y recuerdos profesionales más recónditos, a fin de exteriorizarlos y transmitirlos a todo aquel que se sienta motivado e interesado por conocerlos, con la única intención y deseo de poder ser de utilidad a todo aquel que se desviva por aprender y dignificar a esta maravillosa profesión que es la Odontología, doy comienzo a este nuevo artículo, séptimo de lo que he dado en llamar Decalogía del Bruxismo.

Aclaraciones sobre el Grado de Bruxismo, Grado de Desgaste Dentario y Tratamiento del mismo.

Con el ánimo de que no te sientas confundido o defraudado al leerme, al ver decisiones terapéuticas  que puedan parecer contradictorias con lo escrito, he de decirte, que las cosas no son tan fáciles como parecen, ni en esta, ni en cualquier otra profesión, y menos aún si hablamos  de sanidad, donde dos y dos no suelen ser cuatro, son cinco o seis, pero casi nunca cuatro.

Me estoy  refiriendo,  a que  te vas a encontrar en esta decalogía con casos de desgaste dentario tipo I que van a ser tratados con una Rehabilitacion Oral Completa, y casos con grados de desgaste dentario tipo III cuyo tratamiento de elección será una simple placa de descarga. Dicha disparidad de criterio no corresponde al gusto personal o arbitrario del clínico, sino a que coexisten muchísimos factores condicionantes como la edad o la propia situación económica del paciente que van a ser cruciales a la hora de indicar y realizar uno u otro tipo de tratamiento; lo cual no quiere decir, que el paciente en cuestión, no sea tratado con el mismo esmero y rigor científico, clínico y profesional que todo caso merece.

Dicho lo anterior y entrando en materia, he hecho corresponder los tres grados de bruxismo con otros tantos de desgaste dentario, y aunque sea obvio que no existe una varita mágica para medir el grado de desgaste adamantino, voy a intentar presentar un modelo didáctico escalonado de menor a mayor dificultad terapéutica, a la hora de encarar el tratamiento de diferentes casos clínicos, dividiendo el deterioro dental producido por el rechinar de dientes  en tres grados que de manera creciente serian los siguientes:
1. Desgaste Grado I : Leve y a veces imperceptible desgaste, dado sobre todo en pacientes jóvenes o no tan jóvenes, con poco tiempo de evolución en la bruxomanía, que en muchos casos no son conscientes del problema que padecen.
2. Desgaste Grado II : Desgaste dentario no superior a 1/3 de la corona clínica, que puede afectar a varios dientes o a toda la dentición, sin llegar a cámara pulpar en ninguno de ellos.
3. Desgaste Grado III : Se presenta en bruxistas de larga evolución, con desgaste generalizado que afecta a más de 1/3 de la corona clínica, llegando en muchos casos a translucir la cámara pulpar, con pulpitis o necrosis a veces asintomática, acompañadas o no de la fístula correspondiente.

Desgaste dentario tipo I en Bruxismo tipo I.

Desgaste dentario tipo I en Bruxismo tipo I.

Desgaste dentario tipo II en Bruxismo tipo II.

Desgaste dentario tipo II en Bruxismo tipo II.

Desgaste dentario tipo III en Bruxismo tipo III.

Desgaste dentario tipo III en Bruxismo tipo III.

Exceptuando los casos de Grado I en los que el desgaste dentario es mínimo e imperceptible en muchas ocasiones, en los Grados II y III no suele haber una uniformidad en el desgaste, existiendo los tres tipos en la mayoría de los casos. El grado de bruxismo vendrá determinado por el grado de desgaste de mayor intensidad, es decir: Si existe desgaste Grado I y II será Bruxismo Grado II y si se dan los tres tipos de desgaste, estaremos ante un caso de Bruxismo Grado III.

De lo dicho anteriormente es fácil deducir que el tratamiento dental del Bruxismo Grados II y III va a consistir en la rehabilitación oral de los dientes cuyo deterioro anatómico, estético o funcional precise ser rehabilitado, pudiendo ir dicha rehabilitación desde una a 28 piezas.

Clase dental y Bruxismo:

Bruxismo en clase I de Angle.

Bruxismo en clase I de Angle.

Llegado a este punto y en relación al desgaste dentario, me gustaría comentar algo que debí hacer en el capítulo dedicado a este tema  ( Art. 17 del Blog ), pero como no lo hice, lo hago ahora porque creo que quizás sea el momento adecuado para hacerlo, y es, la relación entre la clase dental y oclusal con el tipo de desgaste en el bruxismo, que puede ser útil a la hora de encarar el tratamiento del mismo.

  • En los bruxistas con Clase I de Angle vamos a encontrar en general un desgaste similar y uniforme en todos los dientes, bordes incisales y caras oclusales de premolares y molares. El desgaste en este tipo de oclusión comienza generalmente en cúspides de caninos y en molares a nivel de contactos en NT, generalizándose con los años a todos los dientes.
Bruxismo en clase II-1 de Angle.

Bruxismo en clase II-1 de Angle antes y después del tratamiento.

  • En Clases II-1 de Angle suele haber un desgaste uniforme desde premolares hacia atrás en ambos maxilares, conservándose los bordes incisales y caras palatinas de incisivos superiores. El desgaste de las cúspides caninas va a depender del contacto que tengan con los antagonistas y del tipo de disclusión que hagan. Si el resalte es muy grande y el paciente no se quiere someter a tratamiento de ortodoncia, nos puede obligar a la exodoncia de dos o cuatro incisivos para rehabilitar la guía anterior con prótesis fija sobre dientes o implantes dependiendo del caso, pero no será necesario aumentar la dimensión verical.

 

Bruxismo en clase II-2 de Angle.

Bruxismo en clase II-2 de Angle.

  • En Clases II-2 de Angle va a existir un desgaste mas acusado en bordes incisales y caras palatinas de superiores y algo menos en bordes incisales inferiores. El desgaste en dientes posteriores va a depender de la guía canina que posea, aunque suele ser mas acusado a nivel de los últimos molares. La Rehabilitación en estos casos nos puede obligar a tener que aumentar un poco más la dimensión vertical y a realizar alargamiento coronario en incisivos superiores para conseguir una guía anterior correcta, así como un margen gingival uniforme y estético.
    Bruxismo en clase III a tope de Angle.

    Bruxismo en clase III a tope de Angle.

  • En las Clases III de Angle a tope suele haber un desgaste uniforme, pudiendo ser mayor en molares ya que nunca existió guía anterior o canina. En estos casos a veces podemos hacer una rehabilitación oral completa con disclusión canina o de grupo.

El caso clínico al margen fue tratado mediante una Rehabilitación Oral Completa en circonio con disclusión de grupo bilateral y microabrasión gingival de  la hipercoloración melánica que presentaba.

  • En Clase III de Angle cruzada o invertida anterior suelen estar respetados los bordes incisales cuyo entrecruzamiento será mayor conforme lo sea el desgaste de los dientes posteriores que son los que presentan mayor destrucción. Aunque el tratamiento rehabilitador debe pasar por cirugía ortognática, en ciertos casos podemos llegar a conseguir un borde a borde mediante una rehabilitación oral completa sobre dientes o sobre implantes. A continuación te presento dos casos de Bruxismo en Clase III.
Bruxismo en clase III cruzada de Angle.

Rehabilitación Oral Completa en un caso de Bruxismo  en clase III cruzada de Angle.

Bruxismo en Clase III cruzada de Angle.

Rehabilitación Oral Completa en un caso de Bruxismo en Clase III cruzada de Angle.

 

 

 

 

 

 

 

Si clickeas encima de las imagenes, puedes ver el caso completo en video de nuestra cuenta en YouTube.

———————————————————————————————————-

Jorge González Moore

Jorge González Moore

Con todo lo dicho hasta el momento y aún a riesgo de equivocarme, he querido hacer esta clasificación del bruxismo en tres grados, relacionados con la intensidad del desgaste dentario, porque lo que yo voy a tratar, puedo y sé tratar, es eso, el desgaste dentario, que a su vez es el signo más patognomónico de esta patología. El dentista no va a tratar ni el estrés, ni la ansiedad, ni la parasomnia, ya que aunque sea médico, dichas patologías corresponden a otros especialistas.

Podemos aprender sólo si estamos dispuestos a equivocarnos ”  ……………….. Jorge González Moore

Otros autores o especialistas en otras materias, clasifican al bruxismo en tres grados, hablando de hábito incipiente, establecido o poderoso, en referencia a la evolución, presencia o no de ansiedad y concienciación o no del problema por parte del paciente. Sin ir mas lejos, la propia Wikipedia, en el artículo que dedica al bruxismo, menciona dicha clasificación.

https://es.wikipedia.org/wiki/Bruxismo

 En el mencionado artículo, se encara el tratamiento del bruxismo desde un punto de vista más psicológico que dental, haciendo referencia tan sólo a placas de descarga y a técnicas de relajación.

Con el máximo respeto hacia dichas filosofías y a los autores que las preconizan y defienden, es mi deseo mostrar mi más profundo desacuerdo, ya que en mi opinión el tratamiento del bruxismo es algo más complejo que relajar al paciente y colocarle una placa de descarga que suele ser la opinión más generalizada, no sólo en los pacientes que lo padecen, sino además, entre los especialistas que lo tratan.
Y para explicar el mencionado desacuerdo, voy a intentar exponer mediante tres premisas, cuales son los pasos a seguir a la hora de tratar a un paciente enfermo de Bruxismo.
1- Realización de un Estudio Funcional en articulador que confirme el diagnóstico y grado de afectación anatómica y funcional.
2- Realización de un Encerado Diagnostico que nos acerque de un modo un tanto virtual al posible tratamiento de la función oclusal alterada.
3- Tratamiento mediante Rehabilitación Oral Protética, Ortodóncica, Quirúrgica o combinada, de la alteración anatómica o funcional diagnosticada.
4- Y por último, repito, por último…….colocación de una Placa de Descarga.
En relación a la Placa de Descarga, a la que pienso dedicar el noveno capítulo de esta decalogía, adelanto que debe ser recomendada a todo paciente tratado de bruxismo, entendiendo que la Férula de Descarga es un complemento al tratamiento, pero no el tratamiento en sí, y en mi opinión, como explicaré en su momento, deberá ser confeccionada en resina dura y nunca blanda.
Resumiendo: el Tratamiento del Bruxismo debe consistir en tratar la función alterada y la colocación de una Placa de Descarga que evite daños a futuro……….fin de la cita.
P.L.Pérez Castro

Evidentemente los cuatro puntos anteriores corresponden al tratamiento de las alteraciones dentales provocadas por el bruxismo y dada la enorme implicación en esta enfermedad de factores psicológicos como el estrés, ansiedad o alteraciones del sueño, el tratamiento integral de esta patología deberá incluir un tratamiento psiquiátrico o psicológico en caso de ser necesario.

A continuación y para que te entretengas un poco, te presento en formato de video, el modo en que abordé el tratamiento rehabilitador en tres casos de Bruxismo Grado II.

Caso 1                                            Caso 2                                           Caso3

El Caso 1 se trata de un paciente periodontal en grado terminal, que ha sido para mí uno de los tratamientos más complejos y difíciles a los que me he enfrentado en mi  carrera profesional. Los tres tienen en común el ser bruxistas, haber sido tratados con una Rehabilitación Oral Completa y el dedicarse a la enseñanza.

Pero la cosa se complica al encontrarnos bocas con los tres tipos de desgaste dentario, y no digamos nada si entremezclamos ese otro factor que es la “estética dental”, implicada en muchos casos de bruxismo en los que existe desgaste del frente anterior. Esto nos va a llevar a tratar casos con poco desgaste dentario mediante rehabilitaciones orales completas o casi totales, que podían haber sido tratadas con terapias menos agresivas, pero al verse afectada la estética, nos obliga a realizar terapias mas complejas si deseamos mejorar la cosmética de los grupos anteriores, generalmente de premolares a premolares.

Uno de esos casos es el de una paciente muy disciplinada que desde hace más de treinta años he mantenido sólo con placa de descarga, pero las huellas del tiempo nos provocan a todos un deterioro que también afecta a los dientes. La paciente que os comento podía haber seguido hasta el fin de sus días sin tener que rehabilitar su boca, pero ciertos retoques estéticos, sin pasarse, pueden ser muy útiles para ayudar a eliminar, esconder o disimular el efecto de dichas huellas sobre nuestro rostro.

Acercándonos al final de este capítulo, os dejo el antes y el después de este caso que pienso desarrollar y utilizar en la décima entrega de esta decalogía para ilustrar su contenido que versará sobre un resumen de lo escrito en los nueve anteriores.

Bruxismo de larga evolución.

Bruxismo de larga evolución.

Rehabilitación Oral Completa en Disilicato de Litio.

Rehabilitación Oral Completa en Disilicato de Litio.

 

 

 

 

Dedicatoria a Don Mariano Rajoy Brey 


Siendo las cinco de la mañana de un día primaveral, húmedo y lluvioso, acompañado por un café cortado recien hecho que ayuda a despertar a mis neuronas, despejando mi mente para poder concluir este séptimo artículo de lo que he dado en llamar “decalogía del Bruxismo”, dados los tiempos convulsos de incertidumbre, de crisis y hartazgo electoral que nos rodean, he despertado con la idea y el deseo de dedicar este capítulo a una persona muy especial, a una persona que habitando en el corazón de un político, ha trabajado, luchado y sufrido durante la X Legislatura como el que más, para sacar a nuestro país de tan difícil situación heredada con que se encontró hace cuatro años. Y lo quiero dedicar a la persona, porque independientemente del impresionante curriculum profesional y político que posee y que nadie puede negarle, es ante todo un español, amante de su país, de quien mi ojo clínico me dice, al observarlo en sus comparecencias, que estamos ante un gran hombre de estado y una buena persona que aún no habiendo sabido transmitir adecuadamente su trabajo bien hecho al conjunto de la sociedad, no deja de ser en mi opinión, el único político actual que con un gran amor a España, inmejorable formación y experiencia más que sobrada, será capaz de remontar la crisis económica, política y moral que padecemos, si con nuestro voto le permitimos terminar la tarea que comenzó y continuó tras sus dos últimas victorias electorales.

Al observarle, aprecio en la humanidad y generosidad de su rostro, un sufrimiento interior por ese cáncer de avaricia y codicia desmedida, de nombre corrupción, que con sus metástasis invade el cuerpo, la mente y el espíritu de todos los españoles, que nos afecta a todos, que no respeta ideologías y que lamentablemente es consustancial a esta sociedad globalizada en la que nos ha tocado vivir . Dicha neoplasia, es señor Presidente, el único apoyo de terceras personas apátridas, revolucionarias, mediocres y malintencionadas, para intentar desprestigiarle y desvirtuar su trabajo bien hecho, pero como bien sabe, el esfuerzo, la constancia y la buena praxis que a usted le sobran, son en su conjunto el único remedio para las malas intenciones y la mejor terapia para toda enfermedad.

Mariano Rajoy Brey

Mariano Rajoy Brey

Poniendo las manos en el fuego, yo si las pongo, por su honestidad y honradez en la que confiamos y creemos millones de Españoles, desde este humilde rincón de mi ciencia, le transmito mi amistad, afecto, respeto y reconocimiento por las muchas horas dedicadas a intentar solucionar los problemas de nuestro país, animándole a que siga haciéndolo y a ganar estos nuevos comicios para terminar exitosamente la tarea que comenzó hace cuatro años………..fin de la cita.

Sr. Presidente: ánimo y un fuerte abrazo de un Español nacido en Andalucía.

Visitantes, blogueros y amantes de la Rehabilitación Oral, espero vuestros comentarios, opiniones y sugerencias, y os emplazo para la octava entrega de la Decalogía “El Bruxismo como Enfermedad “, en la que abordaré el Tratamiento del Bruxismo Grado III como grado máximo de desgaste dentario, que dependiendo del número de dientes afectados, nos llevará a una rehabilitación oral parcial o completa.

Si has sido capaz de llegar hasta aquí y no te has aburrido, te propongo que escuches en esta ocasión “La Paloma” interpretada magistralmente por el genial violinista, director de orquesta y compositor  André Rieu, mientras te relajas y recapacitas sobre lo leído.

LOGO PÉREZ CASTRO

Post by admin

2 Responses to Artículo 23 – Tratamiento del Bruxismo Grado II: Bruxismo como enfermedad – 7

  1. Pingback: dentist Miami Florida

    • Gracias por su comentario.
      En breve colgaré del Blog un libro en formato iBooks que podrá bajar de forma gratuita, titulado “Decalogía del Bruxismo”,con múltiples vídeos de casos clínicos que podrían resultarle interesantes.
      Desde España, desde Córdoba mi ciudad, un cordial saludo.

Leave a Reply